No es muy común el llamarlos de esta manera, pero el vino espumoso está muy presente en nuestra vida social, familiar y amorosa. Las celebraciones importantes se acompañan con una buena botella de cava o de champán, que son los vinos espumosos por excelencia. Cada uno de ellos tiene sus peculiaridades, pero comparten el mismo método de elaboración.

Cabe mencionar que, también existen vinos con burbujas que no se pueden catalogar como vinos espumosos. La burbuja de este tipo de sucedáneos ha sido introducida artificialmente, mientras que en los vinos espumosos la espuma se produce de forma natural gracias a una segunda fermentación. Si todavía dudas entre cava o champagne, tienes que leer este artículo.

Lo más importante

  • Solamente al champán le podemos decir champagne propiamente dicho, cuando proviene de la comarca francesa de Champagne-Ardenne.
  • El segundo vino espumoso más vendido es la cava, está hecho con el mismo método tradicional del champán.
  • Puedes elegir entre tres tipos de vinos espumosos, sin importar si es champán o cava, cuales son: brut, seco y semiseco.

Ranking: Los mejores vinos espumosos del mercado en México

Aunque en México el arte de hacer vino es un tanto nueva, ya hay algunas bodegas que se han aventurado al terreno de los vinos espumosos. Por tal motivo, en este Ranking incluimos solo marcas de origen mexicano, sin el afán de menospreciar a otras marcas internacionales, ya que solo queremos dar renombre a lo nuestro. Toma nota.

No. 1: Vino Espumoso de Viña Doña Dolores

Está hecho de distintos tipos de uva, como Pinot Noir y Caberbet Sauvignon. Tiene un grado de alcohol de 12.5% (12 g/l). Contiene un total de azúcar añadida de 4.5 g y una acidez total de 3.3 pH. Ideal para maridajes con platos a base de pollo, quesos, sushi, pizza, ensaladas y mariscos. Su origen está en los viñedos de Querétaro, México.

Su crianza es de 18 meses. Las uvas se cosechan de forma manual, pasan a una maceración con prensado suave y una fermentación controlada en tanques de acero a 17°C durante 10 días. Se prepara el “Coupage” y se adicionan las levaduras; se embotella y se baja a la cava de 25 m de profundidad para que haga la segunda fermentación.

No. 2: Vino Espumoso de Analogía – Espumoso Brut

Hecho con 3 tipos distintos de uvas, las cuales fueron cosechadas en tres estados diferentes de México. Se trata de una mezcla entre uvas Macabeo y Chardonnay, con aromas a pera y flores. Al gusto resulta fresco y ligero, un poco dulce. Es ideal para hacer maridaje con postres hechos a base de frutas. Lo mejor para beber en tus reuniones.

Esta botella te ofrece 375 ml de este rico vino, cuyo volumen de alcohol es de 11% con muy poca acidez. El proceso de obtención se lleva a cabo en su segunda fermentación y crianza bajo el método tradicional en cava durante 16 meses a una temperatura de 14°C, su aclarado en botella de manera natural. Se guarda durante 1 año.

No. 3: Vino Espumoso de Vaiven- Impulso Espumoso

Se elabora en México en la región: Ezequiel Montes, Querétaro. Se usan las uvas Macabeu & Xarel-ló, las cuales tienen una maduración de 11 meses y se guarda por 1 a 3 años. Se sugiere ingerir a una temperatura de 6° a 8 °C. Puede hacer el maridaje con quesos frescos, pescados y mariscos, así como comida algo picante o bébelo solo.

Por su sabor dulce, se puede beber junto a postres. Su volumen de alcohol es de 11.5%. Es de color amarillo paja, brilloso y limpio. Tiene una burbuja chica y constante. Aroma a frutas, destacan aromas como la manzana verde, pera, notas de panadería y algunas notas a flores. Es un vino suave, ligero y fresco al paladar, con acidez baja.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los vinos espumosos

Para saber elegir una botella de cava o champán, es conveniente el tener conocimiento sobre vinos espumosos. No hace falta ser un experto en catar vinos para saber que el champán, por lo general, es más caro que el cava. Aunque no siempre es así. Lo mismo ocurre con la calidad y el precio: hay buenos cavas que son mejores y más caros que algunos champanes.

Los vinos espumosos están presentes en celebraciones sociales.
(Fuente: Jozef Polc: 44726987/ 123rf.com)

¿Qué son los vinos espumosos?

En sí, un vino espumoso es aquel que tiene en su interior gas disuelto. Por lo tanto, la espuma del champán y del cava se consigue mediante una segunda fermentación en la botella cerrada, de modo que el CO2 no puede escapar y se integra en el vino. Este es el denominado método champenoise que inventaron los franceses. El cava se elabora también con el mismo sistema.

Para poder llevar a cabo la segunda fermentación, se suelen usas grandes depósitos cerrados. Otra cosa muy distinta son los vinos gasificados, a los que se añade el gas de forma artificial, y que no hay que confundir con los vinos espumosos. En este artículo hablaremos del champán – que solo puede ser francés, de la Champagne – y del cava.

¿Quién inventó el primer vino espumoso?

Si buscas nombres directos, la única respuesta corta sería “los franceses”. En sí, la invención se atribuye a un monje benedictino llamado Pierre Pérignon, que era el encargado de la bodega en la abadía de Hautvillers, en la región francesa de Champaña-Ardenas. La leyenda dice que fue por casualidad, pero lo cierto es que Dom Pèrignon estaba en el lugar y el momento adecuados.

Destino o suerte, como le quieras llamar, el fraile se dio cuenta que la segunda fermentación del vino le daba una espuma chispeante. Al parecer el benedictino salió de la bodega gritando “¡Venid pronto, estoy bebiendo las estrellas!”. Y así fue como empezó todo, a finales del siglo XVII, en la bodega de una abadía francesa. Cien años después, nacía el cava.

Se recomienda servir el champagne inclinando la copa, una vez que disminuye la espuma se sirve hasta la mitad de la copa, esto es así para no derramar la bebida.

¿Qué vino espumoso es mejor: el cava o el champán?

Si bien, algunos puritanos van a decir que prefieren por defecto el vino espumoso francés, aunque no siempre sea el mejor. Algunos cavas pueden competir de tú a tú con un buen champagne, y algunas bodegas de champán producen vino espumoso de calidad inferior a la de un cava. Estas son las diferencias más importantes entre el cava y el champán.

Diferencias Champán Cava
El clima La región de Champaña-Ardenas es fría, y con veranos cortos.

La uva tiene poco tiempo para madurar, y suele necesita azúcares añadida.

El clima mediterráneo da a las uvas del cava un mayor maduración, produciendo más azúcar.
Las variedades de uva Chardonnay (uva blanca), Pinot Noir y Pinot Meunier (uvas tintas).

Las dos últimas aportan tanino y reducen la acidez.

Xarello, Macabeo y Parellada son las uvas tradicionales del cava.

También se usan: Malvasía, Chardonnay, Pinot Noir, Monastrell, y la Garnacha Tinta o el Trepat para hacer el cava rosado.

El terreno El suelo de la Champaña-Ardenas es muy ácido y pobre en sustratos.

Esto limita la producción de las cosechas.

En los suelos mediterráneos, especialmente en El Penedés, el sustrato es calcáreo y arcilloso.

¿Cuántos tipos de vino espumoso existen?

Los tipos o modalidades del vino espumoso vienen marcadas por ciertos criterios, estos se emplean tanto para la cava como para del champán. Uno de ellos es el porcentaje de azúcares. En esta tabla se pueden ver las características los distintos tipos de vino espumoso, atendiendo a la etiqueta de las botellas.

Tipo de vino espumoso Contenido de azúcares
Brut Nature Hasta un máximo de 3 g de azúcar por litro. El azúcar debe ser el que proviene de la uva, no añadido.
Extra Brut Hasta 6 g/litro:
Brut Hasta 12 g de azúcar por litro.
Extraseco Entre 12 g y 17 g por litro.
Seco Entre 17 g y 32 g/litro.
Semiseco Entre 32 g y 50 g/litro.
Dulce Más de 50 g/litro.

También el tiempo que se empleó en la elaboración del vino espumoso, sea cava o sea champán. Naturalmente, cuanto más prolongado es el proceso de elaboración de un vino espumoso, su calidad y su precio se dejan notar en el paladar y en el bolsillo respectivamente. Esta clasificación es común a todos los vinos, espumosos o no:

  • Joven. De 9 a 15 meses
  • Reserva. De 15 a 30 meses
  • Gran Reserva. Más de 30 meses

¿En qué se diferencia el vino espumoso blanco del rosado?

Tiene exactamente las mismas diferencias que las de cualquier otro vino. Las distintas variedades de uva blanca o de uva tinta son las que determinan también la tonalidad de los vinos espumosos. En el caso del vino rosado, su color proviene de las uvas tintas, por eso su color tan característico.

Mientras que el champán tradicional se elabora en Francia con Chardonnay (uva blanca), dejando el Pinot Noir y Pinot Meunier (uvas tintas) para la elaboración del champagne rosado. Por su parte, los cavas usan habitualmente Xarello, Macabeo y Parellada (uvas blancas), y la Garnacha Tinta o el Trepat para el rosado, aunque hay bodegas de cava que incorporan la Pinot Noir francesa.

Los vinos espumosos se clasifican de acuerdo a ciertos criterios. El porcentaje de azúcar es un ejemplo. (Fuente: Darya Petrenko: 40027932/ 123rf.com)

¿Hay bebidas que parezcan vino espumoso sin serlo?

Hasta este punto, ya sabes que el vino espumoso logra obtener su chispeante espuma cuando su contenido de CO2 incrementa en su segunda fermentación. Si te has despistado leyendo este artículo, recuerda que hay otras bebidas con burbujas que pueden parecer vino espumoso, pero que no lo son. Aquí tienes los ejemplos más claros.

  • Los vinos gasificados. Estos vinos introducen el gas de forma artificial y, por ende, son más económicas. Podríamos llamarlas falso champán o falso cava, y nadie debería ofenderse. Es el tipo de botellas que verás en fiestas populares, donde la función de la espuma consiste a veces en rociar al vecino por diversión.
  • Los vinos de aguja. Los vinos de aguja en general, no entran en la categoría de espumosos porque no producen espuma.
  • Las sidras espumosas. Su presentación puede ser muy parecida a las de cava o champán, pero lo cierto es que esta bebida tiene abundante gas que ha sido introducido artificialmente. Pero ni siquiera se puede clasificar como “vino gasificado”, ya que no proviene de la uva, sino de la manzana.

Criterios de compra

Estás a punto de terminar esta lectura, hasta ahora sabes que el cava y el champán son los vinos espumosos por excelencia. Una vez que tenemos claro esto, aplicaremos el mismo tipo de criterios a la hora de comprar uno u otro. En realidad, las decisiones a tomar cuando elegimos un vino espumoso son muy similares a las que tomaríamos para elegir cualquier otro tipo de vino.

  • Tipo de espumoso
  • Acidez y contenido de azúcar
  • Maridaje con los alimentos
  • Año de la cosecha
  • Blanco o rosado

Tipo de vino espumoso

Sin duda, una de las primeras decisiones que debes afrontar es la típica en estos casos: ¿Cava o champán? Después de eso, el resto de las consideraciones a tener en cuenta son las mismas para uno y otro tipo de producto, ya que comparten el mismo sistema de elaboración y la misma forma de clasificarlos. Fijémonos en los productos de nuestro Ranking, por ejemplo:

Marca Tipo Clasificación
Moët y Chandon Champagne Imperial Champán Brut
Freixenet Cordon Negro Cava Brut
Juvé y Camps Gran Reserva de la Familia Cava Brut Nature

Gran Reserva

Anna Codorniu Cava Brut Nature
Vallformosa Cava Col.lecció Pinot Noir Cava rosado Brut

Acidez y contenido de azúcar

Hoy en día, tanto en el mercado como en el Ranking que te mostramos, el vino tipo “Brut” es el más común, pues su sabor es estándar. Además, el brut no contiene azúcares añadidos. Tú decides cómo de dulce debe ser tu vino espumoso favorito. Recuerda que esta clasificación sirve igual para el cava que para el champán:

  • Brut Nature
  • Extra Brut
  • Brut
  • Extraseco
  • Seco
  • Semiseco
  • Dulce
foco

¿Sabías que una botella de champagne tiene tanta presión que es 3 veces mayor a la presión que tiene un neumático de automóvil? 

Maridaje

Como lo mencionamos en las secciones anteriores, los vinos espumosos, y los vinos en general, cuentan con distintas cantidades de azúcar que influyen en la percepción del sabor de la comida. El carácter versátil del champán y del cava facilita la combinación o “maridaje” con los sabores básicos. Es decir: salado, ácido, amargo y dulce. Aquí puedes ver algunas sugerencias:

Tipo de alimento Tipo de vino espumoso
Aperitivos salados

(Marisco, jamón, canapés, fritos)

Brut
Ensaladas Brut Joven

Brut Reserva

Alimentos grasos

(Carnes o pescados).

Brut Nature

Extra Brut

Alimentos ligeros Brut Joven

Reserva

Alimentos pesados Gran Reserva
Alimentos ácidos Brut

Extraseco

Alimentos dulces Semiseco

Dulce

Rosado

Año

Sin duda, la edad o la “añada” de un vino hace referencia a la calidad de la cosecha de una temporada concreta. Las cantidades de lluvia y horas de sol nunca son iguales de un año a otro, y este factor determina las proporciones de azúcar y de acidez en la uva. Todos estos datos se recopilan en la bodega para definir la calidad del vino espumoso.

Existen categorías para poder calificar los tipos de añada, los cuales son: Regular, Buena, Muy Buena, y Excelente. Lo normal es mezclar el mosto de los años óptimos con el de los menos buenos para ofrecer un producto con una calidad estándar. Así que no tienes que preocuparte por el año de la cosecha, salvo que quieras pedir un Reserva o un Gran Reserva, que utilizan la uva de los mejores años.

Blanco o rosado

Obviamente, este criterio también es muy importante a la hora de elegir un vino espumoso. De hecho, la preponderancia de los modelos basados en uva blanca ha dado paso a otro nicho de mercado con los champanes y cavas rosados. Estos últimos han aumentado sus ventas más de un 2 % en los últimos años, aunque un gran porcentaje está destinado a la exportación.

Resulta muy atractivo que, en los vinos espumosos rosados añaden una nota de color, potenciando las connotaciones festivas de cualquier cava o champán. Recuerda, el color no influye para nada en la calidad de un vino espumoso. El proceso de elaboración es el mismo. Lo único que cambia es la elección de la uva, que tiene que ser de una variedad tinta en el caso de los rosados.

Resumen

Es evidente que muy poca gente pide “vino espumoso” en los bares y restaurantes. Lo habitual es que ya lo tengas claro, antes de dirigirte al camarero, para decir una de las dos palabras mágicas: cava o champán. A partir de ahí, puedes concretar más tu pedido según el tipo de acidez (Brut, Seco, Dulce), o interesarte por el año de la cosecha de un Reserva o Gran Reserva.

No te mortifiques si no eres un experto en el tema. En caso de duda, recuerda que un Möet queda bien en cualquier situación. Pero no un champán cualquiera, porque a veces un espumoso francés sólo supera al cava en cuanto al precio. En cualquier caso, recuerda que tanto el cava como el champán deben servirse a su temperatura adecuada, entre 5 y 8 grados.

Hemos concluido con la lectura sobre vinos espumosos. Si te ha gustado el artículo, déjanos tu comentario aquí o compártelo en tus redes sociales. ¡Aunque también puedes hacer las dos cosas!

(Fuente de la imagen destacada: Andrey Bayda: 19283543/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
45 Voto(s), Promedio: 4,50 de 5
Loading...